¡NO LUCHES POR “TU” PAÍS!

Publi? le 6 de mayo de 2022 dans Guerra e imperialismo


 

 

Todo el mundo odia la guerra. Sobre todo las personas que envían a otras personas a morir en el campo de batalla. Afirman que lo aborrecen, pero por desgracia, el otro lado los obliga a hacerlo. El otro lado, que está invadiendo nuestros cotos de caza tradicionales. El otro lado, que está invadiendo una nación “soberana”. ¡No tenemos otra opción! Debemos defendernos… ¿De qué “nosotros” eres parte? La propaganda implacable en ambos lados empuja a todos a elegir un bando, a convertirse en un participante activo o animador en la guerra. Porque el otro lado es realmente horrible. Y siempre lo es.

El ejército ruso está acusado de crímenes de guerra. Un término extraño, “crimen de guerra”. Uno término redundante, en realidad, porque la guerra es por definición un crimen, el mayor de todos los crímenes. Cualquiera que sea el objetivo, los medios son siempre el asesinato en masa y la destrucción. No hay guerra sin masacres atroces. El término sugiere que hay dos formas de hacer la guerra: una civilizada y una criminal. Si alguna vez hubo una diferencia entre las dos, fue borrada por los avances en la tecnología militar. Desde principios del siglo 20, el porcentaje de víctimas civiles en las guerras ha crecido constantemente. En la Guerra Civil Americana del siglo XIX, el personal militar todavía representaba más del 90% del total de muertes de guerra. En la Primera Guerra Mundial, las bajas civiles fueron el 59% del total. En la segunda subió al 63%, y en la guerra de Vietnam al 67%. En las diversas guerras de la década de 1980 subió al 74% y en el siglo XXI al 90%. Desde la Segunda Guerra Mundial, no se ha desplazado a tantas personas por la guerra. La diferencia entre combatientes y no combatientes, entre objetivos militares y no militares, ha desaparecido en gran medida en la guerra contemporánea. Cuanto mayor sea la fuerza destructiva que despliegue cada bando, mayores serán los “daños colaterales” en la población civil. Cuanto más se intensifica la guerra en Ucrania, más se destruyen las vidas de los ucranianos comunes, más se convierte el país en una ruina.

Lo que constituye o no un crimen de guerra se convierte entonces en una cuestión de opinión. Al igual que el “terrorismo”, que se ha convertido en una palabrota barata que todos lanzan al oponente en cada conflicto, es una excusa disfrazada de acusación. Porque el “terrorismo”, habiendo sido definido por los medios de comunicación y los políticos como el mayor de todos los males, implica que todos los medios son buenos para suprimirlo y, por lo tanto, es la excusa corta y seca para usar el terror uno mismo. Del mismo modo, la acusación de “crímenes de guerra” justifica los crímenes que comete “nuestro” lado, que “nuestros” medios apenas mencionan, o a veces no mencionan en absoluto. Pensá en Yemen, por ejemplo, donde las fuerzas saudíes han bombardeado y matado de hambre a civiles mucho peor de lo que el ejército ruso lo ha hecho hasta ahora en Ucrania. La fuerza aérea saudí difícilmente habría durado una semana sin el apoyo técnico/militar británico y estadounidense y el suministro de armas. ¿Es eso también “una guerra por la democracia”? Esta atrocidad es continua, fuera de los focos de los medios de comunicación. Seguí para adelante, acá no hay que ver. No hay crímenes de guerra acá.

 

 

Guerra moderna

 

A menudo se ha observado que en tiempos de guerra la línea entre la propaganda y la información se vuelve difícil de percibir. Cuando el ejército ruso lleva a cabo un ataque con misiles (fallido) contra la torre de televisión en Kiev, los medios occidentales lo llaman un crimen de guerra. Pero cuando la OTAN bombardeó (con éxito) la torre de radio y televisión de Belgrado en 1999, fue “un objetivo militar legítimo”.

Que las “operaciones militares especiales” del ejército ruso son criminales se ha demostrado abundantemente en Grozny y Alepo, por nombrar solo los ejemplos recientes más extremos de ciudades que fueron reducidas a escombros. En Ucrania todavía no han llegado tan lejos, tal vez porque el pretexto para la invasión era que los ucranianos son un pueblo hermano que debe ser liberado. Pero para lograr sus objetivos militares, Rusia debe intensificar la guerra y abrumar a ese “pueblo hermano” con su poder superior de destrucción. La lógica de la guerra conduce a la invasión rusa hacia una escalada de devastación.

No pretendamos que se trata de un fenómeno ruso. Durante las Guerras del Golfo, los aviones estadounidenses bombardearon refugios (con bombas diseñadas para aplastar búnkeres) en Bagdad, lo que resultó en cientos de muertes de civiles. Muchos más murieron cuando los soldados que huían fueron masacrados desde el aire en la “carretera de la muerte” en 1991. En las guerras que Occidente libró en Irak y Afganistán, murieron más de 380.000 civiles. Los innumerables ataques con aviones no tripulados (drones) que el ejército estadounidense ha llevado a cabo desde entonces tampoco muestran respeto por la diferencia entre combatientes y no combatientes. Sin mencionar lo que el vasallo más leal de Washington, Israel, ha hecho en Gaza. Todos son capaces de ello. Esta es la guerra moderna.

La guerra es el marco ideal para reforzar el control del Estado sobre sus ciudadanos. Eso está muy claro ahora en Rusia, donde se arriesga a 15 años de prisión si se llama a la guerra una guerra, donde las protestas contra la guerra son brutalmente reprimidas, donde todos los medios que no son portavoces del Kremlin son silenciados. Pero apunta a la debilidad del régimen que necesita esta represión desnuda. En Ucrania no es así. Allí, todos están detrás de Zelensky. Es decir, hasta donde se nos permite saber. En las muchas entrevistas con ucranianos en los medios de comunicación occidentales, nunca se escucha a alguien expresar oposición o incluso dudas sobre la guerra, aunque sabemos, por las redes sociales y nuestras propias fuentes, que existen. Pero según los medios de comunicación, todos están dispuestos a morir por la nación. Sin embargo, Zelensky consideró necesario prohibir que todos los hombres de 18 a 60 años de edad salieran del país. Todos deben permanecer disponibles como carne de cañón para la patria. También consideró necesario prohibir a los partidos de la oposición y obligar a todos los canales de noticias de televisión a combinarse en “una única plataforma de información de comunicación estratégica” llamada “United News”. Todo eso en nombre de la defensa de la libertad. Por supuesto, los medios de comunicación que piden a los ucranianos que maten a tantas “cucarachas rusas” como sea posible pueden continuar arrojando su veneno. Muchos medios occidentales, incluso periódicos como el New York Times, optaron por no informar sobre las medidas autoritarias de Zelensky. El famoso lema del Times dice “todas las noticias que son aptas para imprimir”, y este tipo de noticias no encajan en la historia de que esta es una guerra por la democracia.

 

Mentirosos

 

Los gobiernos ruso y ucraniano afirman que la censura es necesaria para proteger a la población de la desinformación. Esa es otra palabra resbaladiza. Al igual que el “crimen de guerra” y el “terrorismo”, está “en el ojo del espectador”. Por supuesto, los medios sociales y de otro tipo están repletos desinformación. Pero, ¿quién decide qué es qué? En Rusia, el Estado decide quien puede hablar y quien debe permanecer en silencio. En Occidente, esa tarea se subcontrata en gran medida al sector privado, las empresas que controlan los medios de comunicación y las plataformas de redes sociales. Pero ellos también están siendo presionados por el gobierno. “Prohibiremos la maquinaria mediática del Kremlin en la UE. Ya no se debe permitir que las empresas estatales Russia Today y Sputnik y sus subsidiarias difundan sus mentiras que justifican la guerra de Putin. Estamos desarrollando instrumentos para prohibir su desinformación tóxica y dañina en Europa”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Y, de hecho, los canales de noticias rusos leales y otras fuentes que no siguen la línea pro-occidental ya no son accesibles en Facebook y otros medios de comunicación social importantes. Pero no lo llames censura, eso es lo que hace el enemigo.

Los rusos y los occidentales obtienen una imagen muy diferente de la guerra. Se les está mintiendo, especialmente por lo que sus medios eligen mostrar o no mostrar. Por ejemplo, el espectador ruso ve una y otra vez imágenes de ucranianos diciéndoles que fueron golpeados y amenazados por ultranacionalistas porque hablaban ruso y el espectador occidental ve una y otra vez a madres despidiéndose, con lágrimas en los ojos, de sus maridos que dicen que están dispuestos a morir por Ucrania. Ambos tipos de imágenes son presumiblemente reales, pero cada lado elige mostrar lo que encaja en su narrativa de propaganda.

En Occidente, la historia trata sobre un valeroso desvalido que se defiende valientemente contra un matón vicioso. Por supuesto que animamos a los héroes, por supuesto que los ayudamos, por supuesto ondeamos la bandera azul amarilla. Es tan simple como eso.

 

 

La historia de Rusia no es muy sofisticada, es una captura de acusaciones al estilo grosero de la antigua URSS. Ucrania está sufriendo bajo un régimen corrupto, neonazi y genocida. No estamos librando una guerra contra Ucrania, solo estamos evitando que se convierta en un puesto de avanzada de la OTAN, una amenaza para nuestra patria. Estamos luchando por un mundo sin nazis. Con el mismo tipo de pretextos transparentes, los tanques rusos llegaron a Budapest y Praga en su momento. Como en toda historia de propaganda, hay un grano de verdad. El empuje de la OTAN es real. Hay una corriente ultranacionalista en Ucrania. Hay grupos fascistas como Svoboda y el Batallón Azov (ahora integrado en el ejército ucraniano) que atacan a gays, feministas, romaníes y rusoparlantes. Por supuesto, Ucrania está lejos de ser el único país donde la extrema derecha está levantando su fea cabeza. No significa que el sistema político en Ucrania sea fascista. Menos que en Rusia por lo menos. ¿Y genocida? Lo que hicieron los militares rusos en Siria y Chechenia fue inconmensurablemente peor.

Aquellos que quieren golpear a un perro siempre encontrarán un palo. Todos los Estados mienten cuando salen sus ejércitos. Tanto Estados Unidos como Rusia. Pensá en las inexistentes “armas de destrucción masiva” de Saddam Hussein y sus inexistentes vínculos con Al Qaeda que fueron los pretextos para la invasión estadounidense de Irak.

 

La verdadera historia

 

La verdadera historia se llama inter-imperialismo. Por muy global que se haya vuelto el mundo, es un mundo basado en la competencia. Competencia comercial que se convierte en competencia militar, guerra fría y caliente, según lo requieran las circunstancias. Circunstancias como pérdida de poder, pérdida o ganancias potenciales de los mercados, crisis económica. Vivimos en un sistema que choca brutalmente con las necesidades de la humanidad. Un sistema en guerra con el planeta, en guerra con la vida misma. Contraatacar, derrotar al sistema capitalista, es la única guerra que tiene sentido.La guerra fría no terminó. A lo sumo, hubo una pausa. El Pacto de Varsovia desapareció, pero la OTAN no. Yeltsin sugirió que Rusia también debería convertirse en miembro de ella, pero, por supuesto, eso no fue posible: la razón de ser de la OTAN era someter a Rusia. Se produjo una feroz discusión sobre si la OTAN todavía era necesaria ahora que Rusia también se había convertido en un país democrático capitalista. La pregunta fue respondida afirmativamente en la práctica. La OTAN avanzó hasta las fronteras de Rusia, rompiendo promesas anteriores. Catorce países del antiguo pacto de Varsovia se integraron en la alianza anti-rusa. Se instalaron bases de misiles estadounidenses en Polonia y Rumania. La captura de Ucrania fue la última fase de esa ofensiva. Con fines de lucro, pero aún más para contener a Rusia. Ucrania aún no se convirtió en miembro de la OTAN, pero comenzó a cooperar militarmente con Occidente.

La expansión de la OTAN significó una gran expansión del mercado para la industria armamentista estadounidense (y otros occidentales) porque se requiere que los nuevos miembros hagan que sus arsenales se ajusten a los estándares de la OTAN. Para cumplir con estas normas, el gasto militar de Polonia aumentó con un 60% del 2011 al 2020 y el de Hungría con un 133% del 2014 al 2020. La caja registradora estaba sonando. Pero la expansión de la OTAN también fue impulsada por la comprensión de que Rusia, con su poderío militar y especialmente su arsenal nuclear, seguía siendo una amenaza potencial para la pax americana. Sigue siendo el único país contra el que Estados Unidos no puede librar una guerra sin arriesgarse a una destrucción casi total. Al igual que durante la guerra fría. La cual así no terminó. La estrategia de Washington ha seguido siendo la misma: contención. Contener a Rusia y reducir su esfera de influencia, debilitar su poder sin entrar en conflicto directo con ella. Durante la Guerra Fría, este conflicto se libró con golpes de Estado y movimientos de liberación nacional. Ahora Ucrania es el voluntario ansioso por morir por el “occidente libre”, liderado por el actor y millonario “simpático” Zelensky que es tan belicoso que, como el Che Guevara durante la crisis de los misiles cubanos, quiere escalar el conflicto a una guerra mundial si es necesario. Ese sería el riesgo si se concediera su demanda de una “zona de exclusión aérea”, una guerra aérea entre la OTAN y Rusia. Al igual que el Che, no se saldrá con la suya. La confrontación directa sigue siendo tabú. Esa es una de las razones por las que establecer paralelismos con las guerras pre-nucleares puede ser engañoso.

El enemigo ya no puede ser retratado como el “peligro comunista”, pero eso no hace de Rusia un país capitalista ordinario como el nuestro. Los ricos allí no son capitalistas como los nuestros, sino “oligarcas”. ¿Quiénes son, estos oligarcas? Multimillonarios que se enriquecieron gracias a la corrupción, la explotación y la especulación y a los que les gusta presumir de su fortuna en el ostentoso consumo de lujo. En otras palabras, capitalistas. El adagio “Detrás de cada gran fortuna hay un gran crimen” no fue inventado en Rusia. Pero allí “el gran crimen” todavía está bastante fresco. La nueva clase capitalista en Rusia consiste en gran parte de miembros de la vieja clase capitalista, personas que eran directores de fábricas, jefes de partido, burócratas en la URSS pseudo-comunista, y ganaron fortunas cuando se privatizaron los activos estatales. La clase privilegiada siguió siendo la clase privilegiada, ahora como propietarios de capital privado. Pero como gestores del Estado también. Los intereses de los capitalistas privados están entrelazados y sujetos al aparato estatal que Putin parece tener firmemente en su mano por ahora.

La disolución de la antigua URSS y la privatización de la economía capitalista de Estado de “comando central” fue el resultado de una crisis causada en primer lugar por el costo aplastante de mantener un imperio y la falta de voluntad de la clase obrera para trabajar más duro por menos. Pero el deseo de los miembros de la clase dominante de ser no sólo administradores del capital, sino también propietarios privados del capital, con acceso a todo el mundo del capital, también fue un factor importante.

Saquearon la economía mientras el nivel de vida promedio se hundía como una piedra. El PIB de Rusia en 1998 era sólo un poco más de un tercio de lo que era en el último año de la URSS. La producción industrial había disminuido un 60%. Pero a partir de 1999 los precios del principal producto de exportación de Rusia, el petróleo y el gas, comenzaron a subir. Esto impulsó una recuperación que mejoró las condiciones de vida. El Estado se consolidó, con el aparato de seguridad en el centro del poder. Con Putin, un ex coronel de la KGB, a la cabeza, Rusia comenzó a reafirmarse. El ejército fue reconstruido hasta tal punto que la industria militar (que emplea a más de 2,5 millones de rusos) sufrió de sobreproducción. Ese ejército restauró sangrientamente el “orden” en el interior (Chechenia) en los Estados fronterizos (Georgia, Kazajstán) y fuera (Siria).

Pero en 2015 la producción industrial todavía estaba por debajo del nivel de 1990. Sólo el sector del petróleo y el gas superó los niveles de producción anteriores a la privatización. Pero ese año, el precio del petróleo comenzó a caer de nuevo y también lo hizo la economía rusa. El PIB cayó de $ 2.29 billones en 2013 a $ 1.48 billones en 2020, menos que el de Texas.

Así que el desafío para el capital ruso fue múltiple:

– defender la posición de mercado de su principal industria exportadora, el petróleo y el gas;

– reducir su dependencia de ella: con sus oscilaciones de precios salvajes y su futuro incierto, es una muleta poco fiable para una economía discapacitada;

– reducir su industria militar en exceso o aumentar el uso de sus productos;

– ocultar el hecho de que no tiene nada que ofrecer a la clase obrera, distraer a los proletarios de sus miserables condiciones, involucrándolos en una campaña de orgullo nacional contra un enemigo extranjero que es el culpable del deterioro de las condiciones de supervivencia.

Es una receta para la agresión imperialista.

Ucrania es un botín atractivo. Cuenta con las mayores reservas de mineral de hierro, gas y otros recursos minerales del mundo, excelentes tierras de cultivo, industria, construcción naval, puertos… también tiene una industria de armas moderna, rival de Rusia, que es una de las razones por las que Moscú insiste en que Ucrania sea “desmilitarizada”. Y luego están los oleoductos que transportan el gas y el petróleo rusos a través de Ucrania a Europa occidental. Por supuesto, Rusia quiere controlarlos.

Rusia proporciona el 45% de las importaciones europeas de gas a través de esos gasoductos, pero en los últimos años Estados Unidos ha mordisqueado su mercado. Rusia es el tercer mayor productor de gas natural del mundo. Estados Unidos es el más grande, y su industria del gas ha conocido un crecimiento prodigioso, gracias a las nuevas, y ecológicamente dañinas, formas de extraerlo (fracking). Sin embargo, últimamente ha estado luchando con el exceso de capacidad y buscando agresivamente nuevos mercados. Desde 2018, su exportación a la mayoría de los países de la UE y al Reino Unido ha crecido rápidamente. La excepción fue Alemania, la terminal del nuevo gasoducto Nordstream 2, que pasa a través de Ucrania y bajo el mar Báltico. Todavía no está en uso, y tal como se ven las cosas ahora, es posible que nunca se use en absoluto. Era la esperanza del capital alemán de un suministro de energía estable y rentable y la expansión de las relaciones comerciales con Rusia en general. Ahora Alemania está de vuelta en el redil, invirtiendo en nuevas terminales para recibir gas licuado de los Estados Unidos. Las centrales eléctricas de carbón altamente contaminantes están recibiendo una nueva oportunidad de vida. La comisión de la UE anunció un plan para reducir las importaciones de gas ruso en dos tercios para el próximo invierno y ponerles fin para 2027. A pesar de que ese objetivo puede no alcanzarse por completo, la dirección es clara. En la medida en que la guerra en Ucrania es una guerra por el mercado energético europeo, y eso es claramente parte del panorama, Estados Unidos ya ha ganado.

La guerra actual no sale de la nada. La lucha por Ucrania ha estado ocurriendo desde 2008. En 2014, esa lucha se convirtió en una guerra. Desde entonces, ucranianos y rusos han sido inundados con propaganda de guerra patriótica. Los ucranianos tienen la desgracia de vivir en el país que ni Moscú ni Washington quieren cederse mutuamente. Es una reminiscencia del juicio del rey Salomón: dos mujeres reclamaron la maternidad de un bebé. Salomón dijo: entonces cortaré al bebé en dos y les daré una mitad a cada una. A lo que la verdadera madre dijo: no, dáselo a ella intacto. Pero en el caso del bebé Ucrania ambas mujeres dicen : cortalo.

 

 

¡Desierto!

 

Las noticias falsas y las noticias reales están ahora tan mezcladas que es difícil entender qué está sucediendo exactamente en Ucrania y Rusia. Por ejemplo, el 27 de febrero nos dijeron que trece soldados ucranianos en “Snake Island” habían elegido morir por la patria. “Andate a la mierda”, es como habrían respondido a la demanda a rendirse de un buque de guerra ruso. En los medios de comunicación ucranianos y occidentales su heroísmo fue elogiado hasta los cielos. Su estatua ya estaba siendo ordenada, por así decirlo. Era difícil de creer. ¿Estaban esos soldados tan intoxicados por la propaganda que abrazaron una muerte inútil? Al igual que los terroristas suicidas, ¿esperaban ser recompensados en la otra vida? Nadie se beneficiaría de sus muertes. No deben ser celebrados como héroes, sino llorados como víctimas de la locura patriótica.

Afortunadamente, resultó ser bastante rápido que los soldados se habían rendido sabiamente después de todo. Uh. Incluso después de que se mostraron vivos y bien en la televisión rusa, muchos medios de comunicación en Occidente no lo informaron.

Luchar por la patria no es de interés para la gran mayoría de la población de Ucrania. Cualesquiera que sean las ventajas de vivir en un país integrado en la OTAN y la UE, no superan las desventajas de la guerra. Cuando, en pocas semanas, meses o años, las armas se queden en silencio y el humo sobre las ciudades bombardeadas se disipe, los ucranianos tendrán un país envenenado lleno de ruinas y fosas comunes. Y los países occidentales probablemente serán menos generosos con el dinero para la reconstrucción de lo que lo son ahora con las armas.

Supongamos que Ucrania “gane” la guerra, ¿qué habrá ganado la gente allí? ¿El “honor de la nación”? ¿Libertad? Después de que termine la guerra, Zelensky y los propios “oligarcas” de Ucrania seguirán siendo ricos, pero solo una profunda miseria espera a los ucranianos “comunes”.

La mejor noticia que hemos escuchado sobre la guerra es que algunos soldados rusos están saboteando su propio equipo y están desertando. No está claro cuantos. Solo podemos esperar que la deserción se vuelva masiva. De ambos lados. Que los soldados rusos y ucranianos confraternicen y vuelvan sus armas contra sus líderes que los enviaron a la muerte. Que los trabajadores rusos y ucranianos se rebelen contra la guerra. Las manifestaciones por la paz por sí solas no pueden detener la guerra si la población continúa soportando la guerra y todas sus consecuencias. Sólo es posible cuando la gran masa, la clase obrera, se vuelve contra la guerra. La Primera Guerra Mundial fue detenida por la revuelta de la clase obrera contra la guerra, primero en Rusia en 1917 y un año después en Alemania. Pero eso fue hace tiempo. Hoy en día no hay una atmósfera de rebelión masiva en Rusia, pero las desastrosas consecuencias de la guerra pueden despertar a un gigante dormido.

Tanto en Rusia como en Ucrania, la brecha entre ricos y pobres ha aumentado considerablemente. En ambos países, los “oligarcas” (Putin y Zelensky incluidos) esconden fortunas en paraísos fiscales en el extranjero y pagan poco o ningún impuesto. Mientras tanto, los salarios medios reales en Ucrania no se han elevado en doce años, mientras que los precios han aumentado considerablemente. El gasto social ha sido recortado por los sucesivos gobiernos ucranianos del 20% del presupuesto en 2014 al 13% en la actualidad. La gran mayoría de la población ucraniana ya era pobre y será mucho más pobre después de la guerra. Sus intereses y los de la clase dominante no son los mismos. Al igual que en Rusia. En Ucrania, los soldados rusos y ucranianos se están matando entre sí por intereses que son antagónicos a los suyos.

 

 

¿Una coincidencia?

 

No sabemos cómo terminará esta guerra. Tal vez haya algún tipo de compromiso que permita a ambos bandos afirmar que han ganado y que, de hecho, es solo un respiro en anticipación de la próxima guerra.

Desde la “Gran Recesión” del 2008, la economía mundial ha estado en una profunda crisis. La rentabilidad mundial cayó a cerca de mínimos históricos. El colapso solo se evitó creando cantidades gigantescas de dinero y pidiendo prestado, en gran medida, al futuro. A principios de siglo, la deuda mundial era de 84 billones de dólares. Cuando comenzó la crisis del 2008, el medidor se situaba en 173 billones. Desde entonces, ha aumentado un 71% a 296 billones en el 2021. ¡Eso es el 353% del ingreso anual total de todos los países combinados!

 

 

La inflación se está disparando y no hay ningún plan, ninguna perspectiva de salir del agujero por ningún medio “normal”. Aumentar o reducir impuestos, estimular o controlar el gasto, reducir o expandir la oferta monetaria, nada funciona contra la crisis del sistema que depende del crecimiento, de la acumulación de valor, pero que es cada vez más incapaz de lograrlo. La restauración de condiciones favorables para la acumulación de valor requiere una devaluación del capital existente, una eliminación de la “madera muerta” a gran escala.

¿Es una coincidencia que en el mismo período de creciente inseguridad económica y crisis desesperada, el gasto militar mundial haya aumentado año tras año y el número de conflictos militares haya aumentado considerablemente?

Las guerras están haciendo estragos y las tensiones están aumentando en casi todos los continentes. Estados Unidos y China aceleraron sus esfuerzos de armamento entre sí como justificación. El gasto mundial en armas ha aumentado un 9,3% (en dólares constantes) durante la última década y ahora supera los 2 billones de dólares anuales. El mayor gastador, con mucho, es Estados Unidos (778 mil millones en 2020, un aumento anual del 4,4%) empequeñeciendo a todos los demás, incluida Rusia (61 mil millones en 2020, un aumento del 2,5%). El gasto militar total en Europa en 2020 fue un 16% más alto que en el 2011. Incluso la recesión provocada por la pandemia no frenó la tendencia. En 2020, mientras que el PIB mundial se contrajo un 4,4%, el gasto mundial en armas aumentó un 3,9% y en el 2021 un 3,4%. La guerra en Ucrania está acelerando el proceso. Los negocios para los productores de armas se dispararán en los próximos años.

 

 

Europa es una vez más el lugar de una posible conflagración mundial. Pero hay diferencias importantes con respecto a momentos comparables en la historia del siglo pasado. Primero: El factor nuclear está frenando la escalada. Segunda diferencia: la economía es más global que nunca. Los intereses están entrelazados. No puedes castigar económicamente a tu enemigo sin cortar tu propia carne. Rusia es solo la undécima economía más grande y su principal exportación, petróleo y gas, se salvó en gran medida de las sanciones por ahora. Mientras Europa envía armas en masa a Ucrania para luchar contra Rusia, el petróleo y el gas rusos continúan fluyendo a Europa a través de Ucrania. La dependencia mutua limita la escalada.

Pero ambos frenos a la escalada no son una garantía férrea. La línea roja que se supone que las potencias militares no deben cruzar puede convertirse en una cuestión de interpretación, especialmente para el bando perdedor. Rusia hizo pública en el 2020 una nueva directiva presidencial sobre disuasión nuclear que reduce el umbral nuclear “para evitar la escalada de acciones militares y la terminación de tales acciones en condiciones que son inaceptables para Rusia y sus aliados”. El umbral puede reducirse mediante el uso de “bombas sucias” (que combinan explosivos convencionales con material radiactivo), armas químicas o biológicas. A partir de ahí, una escalada hacia las armas nucleares tácticas puede no parecer un gran paso. Y así sucesivamente. Confiar en la cordura de la clase dominante para evitar tal curso sería una tontería.

El entrelazamiento de intereses económicos tampoco es una garantía. Esto es lo que el momento presente deja claro. La guerra es desastrosa para las economías de Rusia y Ucrania. La clase capitalista en ambos países obtendrá menos ganancias como resultado. La economía mundial en su conjunto también sufrirá. Sobre todo por las sanciones económicas, que han sorprendido en su severidad. Todo es malo para las ganancias y, sin embargo, la búsqueda de ganancias es lo que lo pone en movimiento. La guerra y las sanciones acelerarán y profundizarán la recesión que se avecinaba y que de todos modos se estaba volviendo inevitable. Ahora se puede culpar a la guerra por ello. Biden lo llamará “la recesión de Putin”. Putin culpará a la guerra económica de Occidente contra Rusia.

El endurecimiento del régimen de sanciones después de la guerra significaría una preparación para futuros conflictos. Significaría que, en la dinámica actual del capitalismo, las ganancias se sacrifican en aras de ganar la guerra. Al ser proteccionistas, las sanciones van en contra de la tendencia globalizadora de la búsqueda de ganancias. Las relaciones comerciales se rompen, los lazos logísticos se cortan. Pero en la economía de guerra se reorganizarían. Los objetivos de las sanciones -Rusia, Irán, Corea del Norte y en el futuro posiblemente China- pueden unirse contra el enemigo común. Las implicaciones geoestratégicas de la guerra serán el tema de otro artículo. El punto aquí es que no podemos confiar en la globalización para protegernos de la guerra global.

Pero hay una tercera diferencia crucial con los momentos anteriores a la guerra mundial del pasado. Se trata de la conciencia. Lo que cualquier clase dominante necesita para someter a su propia población a un esfuerzo de guerra total, es la destrucción de la conciencia de clase, la atomización de los individuos y su unificación en la falsa comunidad de la nación. Putin aún no está allí. No tiene al pueblo ruso en el bolsillo como Hitler tenía a los alemanes. Es cierto que a pesar de las numerosas protestas en Rusia contra la guerra, la resistencia contra ella siguió siendo limitada por ahora. Pero las manifestaciones patrióticas de apoyo a Putin no se veían por ninguna parte, aparte de una reunión masiva en la que muchos fueron presionados por el Estado para participar. Putin, aparte de sus capacidades militares, no puede escalar la guerra como Hitler podía hacerlo, porque su control ideológico es demasiado débil. Por otro lado, por eso debe escalar: sin una victoria, corre el riesgo de caerse de su pedestal como la junta argentina después de la derrota de las Malvinas.

Del mismo modo, en la mayoría de los otros países con una tradición de lucha social, el control ideológico es demasiado débil para arrastrar a la población a una guerra a gran escala. Pero se está trabajando en ello. Estamos siendo moldeados. Estamos aprendiendo a reverenciar a los soldados como héroes de nuevo, estamos aprendiendo a animar las victorias en el campo de batalla de nuevo, estamos aprendiendo a aceptar que debemos hacer sacrificios por el esfuerzo de guerra. Y si bien no hay soluciones nacionales a ninguno de nuestros problemas (crisis económica, alteración del clima, pandemias, empobrecimiento, etc.), estamos aprendiendo que no hay nada más hermoso que luchar por las fronteras, morir por la patria.

No dejes que te formateen. Como Karl Liebknecht concluyó su llamamiento al derrotismo revolucionario en 1915: “¡Ya basta y más que basta de matanza! ¡Abajo los instigadores de la guerra aquí y en el extranjero! ¡Fin al genocidio!”

 

Sanderr

3/23/2022

 

Fuentes de datos militares : Sipri, IISS, Ruth Leger Sivard. Datos económicos: FMI, Banco Mundial, Bloomberg News, Macrotendencias.

 



URL source de l'article : https://www.leftcommunism.org/spip.php?article492