Ucrania : el reparto del mundo capitalista ha comenzado...

Publi? le 25 de febrero de 2022 dans Guerra e imperialismo


 

1. El significado de la guerra en Ucrania

 

Así, a las 4 de la mañana de este jueves 24 de febrero de 2022, las tropas rusas comandadas por el autócrata Vladimir Putin, digno heredero del zar Nicolás II y de José Stalin, invadieron y bombardearon Ucrania con el objetivo de anexionarla parcial o totalmente. Esto supuso un paso decisivo en el ámbito de los conflictos militares en Europa tras la guerra en la antigua Yugoslavia. El bombardeo de una quincena de ciudades ucranianas, el inicio de un macabro recuento de muertes civiles y militares, el despliegue del ejército ruso en tres frentes, la ocupación de aeródromos militares y del emplazamiento nuclear de Chernóbil, la caída programada del gobierno ucraniano para formar un equipo de marionetas a las órdenes de Moscú, el inicio de una enorme emigración a los países vecinos de la CEE, todo ello refleja sin duda una aceleración de la historia, que podría a medio y largo plazo -con la implicación de China en el conflicto- desembocar en un tercer conflicto mundial.

Putin declaró en 2005 que la desaparición de la URSS en 1989 fue "la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX". Impulsados, es cierto, por el mordisqueo de los márgenes del Imperio (Polonia, Rumanía, Hungría, Bulgaria, la antigua Checoslovaquia, los países bálticos) por parte de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN, la camarilla de Putin y sus oligarcas pronto dejaron claro que querían recuperar algunos de estos márgenes. Es una ley general del imperialismo capitalista, sea ruso, estadounidense o chino: quien no refuerza sus posiciones acaba perdiéndolas a medias, quien las pierde por completo en zonas geoestratégicas reaccionará como una bestia desesperada dispuesta a todo, incluso a un conflicto nuclear. Basta recordar la crisis de los misiles rusos en Cuba en octubre de 1962, a poca distancia de Florida, crisis que coincidió con la crisis de los misiles estadounidenses en Turquía, a las puertas de Rusia.

En agosto de 2008, las tropas de la dictadura bicéfala de Medvédev y Putin, supuestamente para evitar un "genocidio" de la población rusófona, invadieron Osetia del Sur tras una guerra de cinco días, cuidadosamente planificada por el antiguo director del FSB. El 26 de agosto de 2008, Rusia reconoció oficialmente la "independencia" de Osetia del Sur y Abjasia, región escindida de Georgia. Estas dos regiones se unieron al club, al que se le augura un futuro muy brillante, de las regiones ex soviéticas adscritas al águila imperial rusa, del que Transnistria había sido el paradigma (desde 1992) tras su secesión de Moldavia, que se había unido más o menos al "campo occidental".

Ya en agosto de 2008, la nueva "Rusia imperial" dijo que estaba dispuesta a "garantizar la seguridad de estos dos estados en disputa" (Osetia del Sur y Abjasia). El presidente francés Sarkozy, del que Macron es sucesor, presentó su mediación en el conflicto ruso-georgiano y la "congelación" momentánea del conflicto como una "victoria".

Hitler utilizó una vez una trillada mentira de Estado, la eterna antífona de todos los bandidos imperialistas: un Estado E (en este caso Polonia) planea con sus aliados X, Y y Z (Gran Bretaña, Francia, etc.) desmembrar un Estado A que a su vez está rodeado por toda Europa (en este caso Alemania). La minoría étnica M (en 1939, los Volksdeutsche) está amenazada de aniquilación (genocidio) por la mayoría M’...

Es bien sabido que las SS, con uniformes polacos robados, organizaron un falso asalto "polaco" a una emisora de radio alemana. Esto sirvió de pretexto para la anexión y el desmembramiento -¡pronto con la valiosa ayuda de la Unión Soviética estalinista! - Polonia, especialmente las regiones con una gran población de habla alemana: Prusia Occidental, Poznan-Posen, Alta Silesia y la antigua "ciudad libre" de Danzig-Gdansk, liquidando así la Polonia de 1919.

Putin -coronado como un puro "genio" por Donald Trump tras su discurso marcial del lunes 21 de febrero por la noche- no podía copiar servilmente el escenario imaginado y luego ejecutado el 1 de septiembre de 1939 para invadir y anexionar Polonia. Sin embargo, los términos de la ecuación de 1939 -el uso del pretexto de las minorías étnicas, supuestamente amenazadas de "genocidio", la fantasía paranoica de la teoría obsidiana del cerco- siguen siendo los mismos.

En el caso de Ucrania, el régimen capitalista/imperialista ruso justificó su "intervención preventiva de genocidio" con el argumento de las "armas de destrucción masiva". Occidente habría suministrado misiles a Ucrania, listos para ser convertidos en cabezas nucleares, amenazando a la población rusa con un "genocidio". La ocupación de Chernóbil por el ejército ruso sólo tiene un objetivo: forjar el mito de que Ucrania podría recoger los residuos de uranio y plutonio del sarcófago de la central nuclear, construido tras su explosión el 26 de abril de 1986.

Sin duda, Putin encontró su inspiración en el plan de guerra elaborado veinte años antes (2002) por George W. Bush, Dick Cheney y Donald Rumsfeld, con la complicidad activa (y financieramente interesada) del británico Tony Blair. En febrero de 2003, el Secretario de Estado Colin Powell elaboró un dossier sobre el "programa de armas de destrucción masiva" (nucleares y químicas) de Irak. Todo fue fingido, y para poner nerviosa a la Asamblea de la ONU, Powell blandió una supuesta cápsula de ántrax. La fresca y alegre guerra por la ocupación de los campos petrolíferos iraquíes por parte del Tío Sam y las fuerzas de John Bull podría comenzar.

Una década después, resultó que las municiones químicas habían sido diseñadas en la década de 1980 en Estados Unidos, fabricadas en Europa y rellenadas en Irak con productos químicos generosamente proporcionados por empresas occidentales, y utilizadas sobre todo contra el enemigo hereditario interno: los kurdos (New York Times, 14 de octubre de 2014).

Todas estas mentiras, los estados imperialistas, es decir, prácticamente todas las grandes y medianas potencias capitalistas (China incluida, por supuesto, a pesar de su muy cómica etiqueta "comunista"), las vomitan a diario para justificar el avance de sus peones en el tablero mundial.

La historia de los últimos 30 años, más o menos, es la de la recomposición del mundo imperialista en el que dominan dos grandes polos: los EE.UU., cuyo "declive programado" se anuncia a pesar de que es abrumadoramente la primera potencia militar; la China capitalista, impulsada desde hace más de 30 años por las formidables inversiones de las potencias occidentales y que manifiesta abiertamente su deseo de dominar el mundo. Fuera de estos dos polos, Rusia busca reconstituir su antiguo imperio anterior a 1989, aunque tenga que caminar "al borde del abismo". No tiene más remedio que elegir el eje chino (el de las "Rutas de la Seda"), que sin embargo podría llegar a amenazar su flanco sur siberiano. En cuanto a la China de Xi Jinping, sólo puede apoyar a medias al aliado ruso. Si Ucrania se convierte en un escollo para el frente sino-pacífico o indo-pacífico por el control de Taiwán y el Mar de China, el Reino Medio habrá ganado suficiente espacio estratégico para desplegar su política expansionista.

En cuanto a la suerte de los habitantes de Ucrania, es la menor de las preocupaciones tanto del militarismo ruso, que se abre paso con las bombas, como de la "democracia" del bloque occidental, acostumbrada desde hace tiempo a utilizar sus armas tanto en el extranjero (Oriente Medio, África, Asia) como en su propio país cuando dice estar "amenazada" por un "enemigo interno".

Por otro lado, la inevitable migración de cientos de miles de ucranianos a Occidente podría ser un tema recurrente utilizado por la derecha (pero también por la izquierda) para estigmatizar a los ucranianos "que vienen a comer nuestro pan nacional".

Para todos estos "demócratas", el único interés de los ucranianos es ser un valor de cambio geoestratégico. Para Estados Unidos, el enemigo sistémico sigue siendo el poder capitalista chino, al que tendrá que aplastar en las próximas décadas.

Si Rusia (sin Putin) pudiera cambiar de alianza en benficio de EEUU, la sangre de los ucranianos y de muchos otros podría servir de pegamento para firmar un tratado formal contra el Reino del Medio.

PANTOPOLIS, 24/02/2022

Este es el primer artículo de un análisis que incluirá otros tres y que se reproduce del sitio internacionalista PANTOPOLIS.

Traducción : Anibal



URL source de l'article : https://www.leftcommunism.org/spip.php?article479