Version à imprimer

Los comités de defensa de la CNT - Barcelona : 1933-38

 

PDF - 76.3 ko

Se adjunta en archivo el texto de la presentación del libro Los comités de defensa de la CNT en Barcelona (1933-1938), realizada el 3 de diciembre de 2011, durante el ciclo de debates de ese fin de semana en Toulouse. Ha sido escrito por Agustin Guillamón de la revista Balance (Bilan) y traducido al francés por Eulogio Fernández. Más abajo publicamos la introducción a ese texto, pues resume bien la tesis que en él se desarrolla :

 

Introducción

 

La tesis fundamental del libro Barricadas en Barcelona afirma que la ideología de unidad antifascista condujo a la CNT a aceptar el programa político de la burguesía republicana y, por lo tanto, a la colaboración con el Estado capitalista, con el objetivo único de ganar la guerra al fascismo, previa renuncia a todo programa revolucionario.

La situación revolucionaria existente en julio de 1936 se caracterizaba por un poder atomizado en múltiples comités revolucionarios, que fue ahogado por el Comité Central de Milicias (CCMA), que no fue otra cosa que un organismo de colaboración de clases, surgido de la renuncia de la CNT a tomar el poder.

La ideología antifascista y la participación cenetista en distintos cargos municipales, consejerías de la Generalidad e incluso ministerios del gobierno central, creó una burocracia de comités superiores, con intereses distintos y opuestos a los comités revolucionarios surgidos en los barrios de Barcelona. Mientras los comités superiores lo subordinaban todo a la victoria bélica sobre el fascismo, los comités de barrio seguían abanderando el programa de una revolución obrera.

El proceso de institucionalización de esos comités superiores de la CNT-FAI los convirtió en servidores del Estado, que tenían a los comités revolucionarios de barrio como a sus peores enemigos. La ingenua y simplista tesis, que diferencia a los líderes anarcosindicalistas en traidores o héroes, como si la masa militante fuese amorfa y abúlica, no explica nada. El enfrentamiento entre comités superiores y revolucionarios fue un capítulo más de la lucha de clases, que estuvo a punto de terminar en una escisión, que finalmente la selectiva represión estalinista resolvió con la aniquilación de los revolucionarios y la integración en el aparato de Estado de los comités superiores.

En el libro Los Comités de Defensa de la CNT en Barcelona se intenta explicar qué eran esos comités de defensa, cómo derrotaron al ejército en las calles de Barcelona el 19-20 de julio, cómo se transformaron en comités revolucionarios, su enfrentamiento con los comités superiores libertarios, cómo se enfrentaron al estalinismo en mayo de 1937 y su posterior evolución hasta su definitiva disolución.