Version à imprimer

Homenajes a nuestro compañero Emilio Madrid Expósito

 

Nuestro apreciado compañero Emilio Madrid Expósito falleció el miércoles 3 de agosto en el hospital de Reus (Tarragona) hacia las siete de la mañana. Era el fundador e incansable animador de las Ediciones Espartaco Internacional. El funeral tuvo lugar el 4 de agosto y varios compañeros le rindieron un último homenaje :

 

Homenaje de sus compañeros de Barcelona

 

Emilio, desde su innata modestia y desde sus escasos recursos económicos, hizo una magnífica labor editorial, que puso al alcance del lector en lengua española, una serie de títulos indispensables para la historia del movimiento obrero revolucionario : Herman Gorter, Antón Pannekoek, Karl Korsch, Guy Sabatier, Gilles Dauvé, Ida Mett y tantos otros. Tradujo y publicó los textos fundamentales de la izquierda comunista germano-holandesa y de la historia de los consejos obreros de Alemania, absolutamente desconocidos en lengua española.

Era conocido y proverbial su dominio de los clásicos marxistas, que no sólo citaba adecuadamente, sino que le permitían analizar y criticar, con un profundo conocimiento, fenómenos como el nacionalismo y el estalinismo. Cuando Emilio hablaba, los demás escuchaban y reflexionaban. Emilio también luchaba en la calle, pues sabía que sin el combate en las empresas y en la calle no sería posible derribar el viejo mundo. Guardamos en las retinas la imagen de Emilio, el 1 de Mayo del 2007, cuando se manifestaba con nosotros por las calles de Barcelona, para recordar a los proletarios asesinados por el estalinismo en Mayo de 1937.

Deja una herencia combativa a las jóvenes generaciones, que podrán aprender mucho con la lectura de sus publicaciones. En la madrugada del miércoles, 3 de agosto de 2011, en el Hospital San Juan de Reus, se nos ha ido un compañero, un camarada, un amigo. Nos alienta con el trabajo ya hecho, nos espolea con su ejemplo y, sobre todo, seguiremos compartiendo con él su pasión por cambiar el mundo.

 

Homenaje de Guy Sabatier, París

 

¡Que nadie se equivoque ! Veinte años después del hundimiento de la URSS, un encarnizado adversario del estalinismo acaba de abandonarnos. Emilio conocía perfectamente el papel contrarrevolucionario que había jugado esta ideología desde la Revolución de Octubre, en Alemania… luego en España en 1936-1937. Se había concedido los medios, mediante su pensión de retiro, para denunciarla implacablemente a los ojos del proletariado mundial. Así fue como publicó en Ediciones Espartaco Internacional el libro de Agustín Guillamón “Barricadas en Barcelona”, que tradujo Eulogio Fernández al francés, y que apareció en los Cuadernos Spartacus de París.

¡Qué fuerza de carácter ! Emilio creía en sus capacidades de convicción, que puso al servicio de una obra individual y colectiva : ¡la de todos los autores que se atrevió a publicar, totalmente desconocidos en España ! Deja una herencia revolucionaria y es por esto que las jóvenes generaciones podrán aprender mucho con la lectura de sus publicaciones.

Un obrero comunista internacionalista, que manejaba perfectamente la lengua francesa, se nos ha ido en la madrugada del miércoles, 3 de agosto de 2001, en el Hospital San Juan de Reus. Pensaremos en él frecuentemente, con la perspectiva de la Humanidad preparada para cambiar el mundo desde el marxismo.

Permanecerá firme en mi espíritu.

 

Testimonio de C.Mcl - Controversias

 

A finales del mes de diciembre del 2009, nuestro camarada Guy me presentó personalmente a Emilio Madrid, al que conocía desde hacía mucho tiempo. Ya en nuestros primeros intercambios de e-mails pude apreciar su amabilidad, la claridad de sus planteamientos políticos y el entusiasmo con el que se dedicaba al proyecto de Controversias con el que se identificaba plenamente.

En poco menos de dos años de estrecha colaboración, y a pesar du su edad, tradujo una gran cantidad de artículos nuestros en español, escribió dos contribuciones para nuestra revista y varias notas críticas. Asimismo tradujo y publicó una obra sobre la izquierda rusa de uno de nuestros colaboradores. Y participó muy activamente en la organización práctica y en el éxito de dos debates públicos que organizamos en Barcelona el 10 de abril del 2010 y el 2 de abril del 2011.

Con motivo del primero de estos debates tuve la suerte de conocer personalmente a Emilio. Aprecié su sencillez y su entrega sin tapujos al combate de la clase obrera. Obrero sin más, consolidó sus convicciones políticas viviendo el día a día del mundo laboral y a través de sus lecturas de autodidacta. Sus conocimientos históricos y políticos eran impresionantes y sabía uilizarlos perfectamente para fundamentar sus convicciones y apoyar su argumentación. También pude ver cómo difundía las posiciones revolucionarias en lengua española trabajando incansablemente en la traducción y la publicación de las obras de la Gauche Communiste en la editorial que fundó y a la que dedicaba sus modestos ahorros : Ediciones Espartaco Internacional.

Desgraciadamente nuestros intercambios y su participación en nuestras actividades disminuyeron, ya que Emilio perdió paulatinamente la vista, y porque su estado de salud se degradó de forma repentina a finales del mes de abril del 2011. Si bien nos informaba de la evolución de su estado de salud en sus últimos mensajes, le preocupaba mucho su contribución a nuestro trabajo : la relación de las ventas de Controversias en las librerías de Barcelona, el no tener las fuerzas suficientes para implicarse en el movimiento de los Indignados, el no poder continuar traduciendo nuestro material político. En un arranque de optimismo, aún vislumbró la posibilidad de traducir dos obras escritas por nuestros colaboradores, y que él consideraba obras importantísimas.

He perdido a un compañero de lucha y a un amigo, pero nunca olvidaré nuestros encuentros, y su energía, que eran siempre un llamamiento a continuar el combate. Emilio era así, una incitación permanente a proseguir la lucha de emancipación a la que dedicó toda su existencia. Mis pensamientos para todos los suyos y los que le han apoyado en estos momentos de dolor.